colabora con nosotros

Con tu dirección de correo podremos mantenerte informado de las últimas noticias de Gilbert y de cómo estamos avanzando con el proceso de producción. 

Colaborando no solo nos ayudarás a hacer este proyecto realidad, además podrás optar a recibir recompensas exclusivas, como acceso en primicia al corto en formato físico (con un pendrive personalizado), la posibilidad de aprender los secretos del stop motion en una jornada de rodaje en plató o incluso conseguir puppets originales usados en el corto en una limitada edición coleccionista.

RECOMPENSAS EXCLUSIVAS

Reproducir vídeo

¡APÓYANOS EN NUESTRA CAMPAÑA DE CROWDFUNDING EN VERKAMI!

Quiénes somos

Somos Arturo LacalAlejandro Salueña y Jordi Jiménez. Artistas multidisciplinares y entusiastas del stop-motion, luchando por sacar adelante nuestro primer proyecto como equipo.

Arturo (https://vimeo.com/290563011es co-creador de dos cortometrajes de animación stop motion (uno de ellos, *Ranaway*, actualmente en gira por festivales) participando como animador, en dirección, diseño de arte y creación de personajes. Ha trabajado también en proyectos de artes visuales, principalmente pintura, ilustración y escenografía en danza-teatro.

Jordi (@thedoglaika) tiene experiencia en el sector de video, postproducción/grafismo y animación en stop-motion. Ha realizado videoclips y cortometrajes para encargos institucionales y también personales, como dibujante y director de arte. Actualmente es artista residente en La Volta, con un proyecto de un set de rodaje para animación stop-motion y 2D.

Alex hace ilustraciones y podéis ver su trabajo aquí: https://www.instagram.com/alex_salu/

SINOPSIS

Unos paquetes caen del cielo en paracaídas. Al atravesar la capa de nubes, suaves como el algodón, descubrimos un pequeño y aislado archipiélago de casas flotantes, con sólidos embarcaderos de madera anclados sobre un océano de acuarela.

El cartero Gilbert comienza su jornada, y como de costumbre, será el encargado de repartir los paquetes entre los vecinos de esta peculiar Venecia de alta mar, transportándolos en su góndola.

Mientras tanto, un día más, el músico Sullivan se sienta en su embarcadero para tocar una melodía con su destartalado fiscorno. Y con la frustración que le provoca cada nota discordante, anhela la llegada de su nuevo instrumento.

Pero esta vez hay algo diferente en la rutina diaria y Gilbert lo siente. Uno de los paquetes, dirigido a Sullivan, ejerce una misteriosa e irresistible atracción sobre el taciturno repartidor.

De pronto, las líneas que forman los contornos y rasgos de Gilbert se diluyen y apenas pueden contenerse sobre su rígida y bien definida superficie.

Esta inexplicable fascinación le llevará a omitir su deber como cartero, llevándose el paquete a su casa al final de la jornada.

Un pequeño acto de egoísmo que sacudirá las tranquilas aguas de Gilbert y Sullivan.

Noticias

¡SÍGUENOS EN REDES!